Couche y Opalinas

papel texturizado cartulinas especiales

El papel estucado o cuché tiene una resistencia baja, debido a que se compone de gran cantidad de carga y se fabrica de fibras cortas más que largas. No obstante, posee una gran calidad de impresión. Como agente ligante se suele usar el carbonato cálcico y posee alta rugosidad, lo cual hace que la tinta se retenga más rápidamente y quede más homogénea.

 

Sobre la celulosa se aplica una capa de estuco que sirve de recubrimiento, lo cual genera unos mejores resultados en la impresión y la definición. Al aplicar la tinta esta se queda en la superficie del papel, haciendo que el resultado tras la impresión sea más brillante y colorido. El papel estucado se usa para hacer folletos, revistas o libros.

 

Normalmente, se prefiere el papel estucado blanco dado que, en caso de que el recubrimiento se agriete, no se verá el color de fondo. Existen también opciones con acabados mate o semimate, pero, aunque la tinta también se quedará en la superficie, el brillo de la tinta será menor. Se produce en láminas de 7 a 8 metros de ancho y a una velocidad de 1.000 metros por minuto.