Cartoncillo

Se puede relacionar con el cartón, aunque se usa para productos más pequeños. Es el cartón que podemos encontrar en cajas de cereales o galletas. Se elabora a partir de fibras muy cortas, que rara vez son fibras vírgenes, por eso suele tener un color más bien grisáceo o marrón que suele ser la parte interna.

Sin embargo, en su parte externa sí que hay una impresión. Esto es debido a que se trata de un producto y, como cualquier otro, su carta de presentación es fundamental para que sea comprado. La parte de fuera suele tener una capa de estucado en la que se imprime la marca del producto, imágenes del mismo y su nombre.

El gramaje varía en función de para qué vaya destinado o la aplicación concreta y del producto. Debe tener la resistencia necesaria para aguantar las aperturas y cierres del producto, desde que es estrenado hasta su finalización.