Vegetal - Albanene Mantequilla

El papel autocopiativo es un material que, al aplicar presión sobre él, se puede manchar. Tiene un gramaje bajo, de unos 55 g/m2. Su superficie está preparada para que, al escribir, se marque sobre ella la huella del instrumento usado y, por eso, se usa en copias para albaranes, talonarios, facturas...

El papel vegetal no es papel autocopiativo, pero su función y características son similares. Es un papel llamado también papel de cebolla y sirve para realizar tareas de calco, puesto que es totalmente translúcido. El papel autocopiativo se coloca debajo de la hoja sobre la que se está escribiendo, mientras que el papel vegetal se coloca encima de la hoja que se pretende copiar.