• Farah Chávez

Mitos y verdades sobre la impresión directa sobre prendas

Las impresoras para imprimir directamente sobre camisetas se llamaron desde el principio DTGs, Direct-To-Garment Printers. Una traducción al español podría ser Impresora-Directa-sobre-Prenda, IDP. Aunque sólo sea por la comodidad de usar siglas, en lo sucesivo la llamaremos así .

En los últimos años las IDP han experimentado un desarrollo espectacular. Como cualquier técnica nueva, sigue progresado y resolviendo las carencias iniciales y las que van apareciendo a medida que se resuelven otras. En estos años se han vivido experiencias muy diversas que han creado defensores y detractores sobre este tipo de impresoras. Pero a estas alturas ya parece evidente que esta técnica ha llegado para quedarse, aunque seguro que aún evolucionará mucho en los próximos años.

Vamos a contestar algunas de las preguntas que mas nos han planteado acerca de esta técnica.

El mantenimiento es muy complicado

La pieza más delicada de la IDP es el cabezal. Y su mantenimiento y/o reposición es también el gasto de mantenimiento más importante de una IDP, ya que casi todos los procedimientos de mantenimiento están encaminados a prolongar su vida. En nuestra experiencia, hemos comprobado que con un mínimo de disciplina se puede conseguir alargar su vida más de un año, lo que convierte la IDP en una de las máquinas de impresión textil con más bajo coste de mantenimiento.

Cualquiera que conozca las máquinas de imprimir serigráficas sabrá que también hay que hacer un mantenimiento correcto para evitar que la tinta se seque en los marcos de estampación. Eso conlleva mucho tiempo de limpieza al final de cada jornada y un considerable gasto en productos disolventes y en tintas desperdiciadas. Este mantenimiento es mucho más estricto y complicado, requiere instalaciones para el lavado de las pantallas y el reciclado de los disolventes empleados. Y todo ello con un mayor riesgo de perder tiempo y dinero si no se realiza correctamente.

A lo sumo se podría argumentar que la IDP no ha conseguido aún todo el ahorro que cabría esperar, pero aún así tiene un mantenimiento mas sencillo y económico.

Las tintas blancas son muy problemáticas

Al principio, las IDP sólo se podía imprimir sobre tejidos blancos. Esto es debido a que las tintas textiles son transparentes y dejan ver el fondo. Si el tejido es oscuro, el color de la tinta se pierde. La solución pasa por dar un fondo blanco previo a la impresión de las tintas de color. Esa tinta ha de ser suficientemente densa como para ser impermeable y no dejar pasar la tinta de color. Pero por ese motivo, la tinta es muy densa y hay que realizar un mantenimiento adecuado en la IDP que impida que se formen depósitos sólidos en los tubos y cartuchos.

Ciertamente la tinta blanca es la que mas hay que vigilar, porque tiende a sedimentarse más que las demás, tanto en los cartuchos como en los tubos. Algunos modelos de IDP han introducido sistemas de agitación de tinta blanca, aunque eso sólo reemplaza la obligación de sacar y agitar los cartuchos periódicamente, pero no evita los depósitos en los tubos. El uso frecuente y las limpiezas (que se hacen con la propia tinta) son, por el momento, la única solución eficaz conocida para un mantenimiento correcto. Cuanto mas uso, menos necesidad de las limpiezas, que lo único que hacen es garantizar una circulación diaria que evita los sedimentos.

Al igual que se ha dicho para argumentar el mantenimiento, en la impresión serigráfica hay que seguir un procedimiento diario de limpieza mucho mas costoso en términos de tiempo y consumibles, por mas que las limpiezas de tubos supongan costo de tinta.

El manejo de una IDP es complicado

Te platico que por el contrario es super sencillo, especialmente en el caso de impresiones sobre fondo blanco, donde el proceso es tan sencillo como imprimir sobre papel en una impresora convencional. Imprimir sobre fondos oscuros es algo mas complicado porque implica conocer el uso de un RIP, que es un programa de tratamiento de imágenes. Pero a la entrega de las IDP se incluye una instrucción de una jornada para aprender su manejo, y los únicos conocimientos previos que se requieren son nociones básicas de PhotoShop (PS) o similar.

En el caso de las máquinas serigráficas se requiere el uso de un RIP para procesar cualquier imagen que no se imprima con tintas planas, e incluso para estos casos si hay varias tintas implicadas. Por tanto, las IDP no han introducido ninguna dificultad que no sea ya conocida en la impresión textil sobre prenda. Por el contrario a simplificado el proceso.

El coste total de impresión en IDP es caro

Al decir costo total, se refiere a la suma del costo directo de impresión mas el coste de mantenimiento. Analicemos separadamente cada uno:

El costo directo de impresión se refiere a las tintas consumidas, y en caso de fondos oscuros, al líquido de imprimación. Hay dos variables que afectan este costo: el tamaño de la imagen y la densidad de los colores.

El soft de algunas impresoras, entre ellas las que nosotros manejamos, ofrece un cálculo bastante ajustado para cada dibujo, por lo que se puede disponer de esa información si hay que ajustar un presupuesto.

En cuanto al costo de mantenimiento, abarca el gasto de tinta debido a las limpiezas, los líquidos de limpieza y la parte proporcional de gasto de reposición de cabezales y otras piezas menores que forman parte del circuito de tinta. Es imposible valorarlo por impresión, ya que depende mucho del número de impresiones diarias. Resulta un poco mas fiable asociarlo al paso del tiempo.

En ambos casos no se ha cuantificado el costo de la mano de obra. Pero justamente es este costo el que marca la diferencia entre la impresión serigráfica y la digital.

En la impresión serigráfica hay que añadir el costo del tiempo necesario para todos estos procesos adicionales:

  1. Preparación de marcos: tensado, encolado, insolado, revelado (ya hay una simplificación de este proceso)

  2. Preparación de máquina: registro de los marcos, preparación de tinta.

  3. Limpieza de marcos.

En tiradas muy cortas, que son las que cada vez demanda mas el mercado, la batalla de los costes la ganan las IDPs de calle.

No puede competir contra la serigrafía

Este es el primer error en el que se suele caer al comparar IDP e impresión serigráfica clásica: tratar ambos conceptos como si tuviesen que competir entre si. Lo correcto es considerarlos como complementarios, porque cada uno abarca pedidos de un tamaño completamente diferentes: las IDP se defienden muy bien para pedidos de dos cifras, como máximo 100 unidades, aunque mejor no mas de 50. Cuanto menores sean los pedidos, mas ventajoso es utilizar una IDP. Y cuanto más grandes sean a partir de esa cifra, mas conveniente es la impresión serigráfica. La única zona “confusa” sería la de pedidos entre 50 y 100 unidades, porque dependerán del número de colores. Conclusión: el concepto de competencia entre ambas técnicas está fuera de lugar.

Por tanto, nuestra recomendación sería diferente para cada caso. Aquí planteamos algunos casos ejemplo:

  1. Empresas de serigrafía: una IDP le permitiría hacer muestras rápidamente y aceptar pedidos pequeños a los que actualmente están renunciando.

  2. Tienda on-line de personalización / Tienda de fotografía: es mejor empezar por la IDP. En el caso que los pedidos grandes sean frecuentes podría pensar en una segunda IDP o en la impresión por serigrafía.

  3. Empresa de reclamos publicitarios: el historial de pedidos dirá qué técnica es la que mas conviene según las cantidades antes recomendadas.

Esta es en mi opinión una herramienta super útil y si quieres invertir en tu negocio vale la pena.

Gracias y espero que te sea de utilidad

Farah

#viniltextil #Souvenirs #herramientas #impresion #impresióndirecta #impresoras #Vintage #playeras #textiles #materialesdeapoyo #transfer #cursotextiles #archivo #impresiones #imprimirycortar

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo